Horacio conquistó el mundo hace 47 años

Más Disciplinas

CARACAS.- La tarde del sábado del 15 de agosto de 1964 (hace 47 años), la pista de tierra del Estadio Nacional de “El Paraíso” fue el escenario en el cual el yaracuyano Horacio Esteves entró a la historia del atletismo mundial al igualar el récord del orbe de los 100 planos con crono de 10 segundos flat, registro que le permitió compartir el tope de la centena plana con el alemán Armin Hary -primero en lograrlo- y el jamaiquino-canadiense Harry Jerome.

Horacio clasificó en una de las eliminatorias con un nada impresionante crono de 11 segundos y 1 décima. Luego agenció 10.05 en la prueba semifinal y en la final, con las tribunas repletas de aficionados, quienes asistieron a presenciar la competencia en el marco del XVI Campeonato Nacional de Atletismo, consiguió la hazaña de fijar los cronómetros en 10 segundos exactos, escoltado por el espectacular velocista zuliano Arquímedes Herrera, quien agenció tiempo de 10.02. El tercer lugar lo conquistó Lloyd Murad, el cuarto puesto fue para Luis Cedeño, la quinta posición se la adjudicó Segundo Guerra y en el sexto arribó Rafael Cardozo.

Desafortunadamente, Esteves sufrió un desgarre muscular ese mismo año 64, esa lesión que no le permitió participar en los Juegos Olímpicos Tokio-64. En ese magno evento el relevo 4×100 de Venezuela, conformado por Arquímedes Herrera, Lloyd Murad, Rafael Romero y en sustitución de Horacio intervino Hortensio Fucil (un corredor de 10:04, quien le puso corazón y pulmón en esa final, en la cual la cuarteta criolla arribó en el sexto lugar con tiempo de 39:05, un récord nacional que permaneció vigente durante décadas. El primer lugar lo obtuvieron con marca olímpica y mundial de 39 segundos exactos los representantes de los Estados Unidos, gracias a un impresionante remate de Bob Hayes.

Rafael Romero recordó con tristeza hace poco tiempo expresando que: “si Horacio no se lesiona, estoy seguro que hubiésemos ganado una medalla”. La incógnita se mantendrá por siempre.

Esteves nació en Yaritagua, estado Yaracuy, el 6 de julio de 1940. Cursó estudios de primaria en la Escuela Nacional “Muñoz Tebar”, bachillerato en el Liceo “Aplicación” y en el “Luis Espelozín” de Gato Negro, Catia, y luego se graduó de licenciado en educación física en el Instituto Pedagógico de Caracas.

Desde 1958, Esteves integró un selecto grupo de atletas que conformaron la columna vertebral del atletismo nacional que harían brillar ael país en el campeonato Iberoamericano, Suramericanos, Bolivarianos, Centroamericanos, Panamericanos y en los Juegos Olímpicos Roma-60, en los cuales intervino en una semifinal de 100 metros planos. Es, hasta ahora el único venezolano que ha clasificado para correr esa prueba eliminatoria de la competencia reina del atletismo de magna cita deportiva del orbe.

Las únicas actuaciones del desaparecido velocista en Juegos Nacionales fueron en los de Caracas-61 y Maracaibo-68. En los primeros integró la cuarteta del Distrito Federal conjuntamente con Andrés Fawre, Arquímedes Herrera y Rafael Romero, la cual conquistó la medalla de oro en el relevo 4×100 con marca de 41 segundos y 6 décimas, y en los de la capital zuliana obtuvo la presea de bronce con crono 10:05 para la centena, prueba ganada por el decatlonista Héctor Thomas, con tiempo de 10:04.

Horacio Esteves falleció el 26 de julio de 1996 y siempre será recordado como unos de los mejores velocistas que ha tenido nuestro país en todos los tiempos. Por su destacada actuación en el atletismo venezolano y mundial ocupa un sitial de honor en el Salón de la Fama del Deporte Nacional.

Difundir El Amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *